print  

DIMETIL FORMAMIDA (DMF)

Usos:  Disolvente fuerte

Fórmula: (CH3)2NCHO

Características: Líquido transparente de olor muy fuerte. Punto de ebullición: 153 ºC. Miscible en agua y en numerosos disolventes orgánicos

Ventajas: Capaz de eliminar una gran cantidad de materiales orgánicos por lo que se le conoce como “disolvente universal de orgánicos”. Disuelve la mayor parte de las resinas naturales y sintéticas.

Inconvenientes: Es altamente penetrante y de retención muy elevada en las superficies porosas como las pinturas, por eso siempre se utiliza en mezcla.

Peligros: Extremadamente tóxico por inhalación, ingestión y absorción por la piel. Combustible. Mantener alejado de fuentes de ignición. Los vapores son más pesados que el aire, por lo que pueden desplazarse a nivel del suelo. Puede formar mezclas explosivas con aire.

Toxicidad subaguda a crónica: No permitir a embarazadas estar en contacto con el producto. Posible riesgo durante el embarazo de efectos adversos para el feto. Se ha comprobado su acción carcinogénica en animales de laboratorio.
En contacto con la piel: Irritaciones en piel, ojos y mucosas. Riesgo de absorción cutánea.
No se descartan otras características peligrosas. Observar las precauciones habituales en el manejo de productos químicos.

Puede sustituirse por: Dimetil sulfóxido, aunque no siempre tiene el mismo efecto.

Ficha técnica y de seguridad: pulsa aquí